martes, 20 de febrero de 2018

Inklewriter, narración digital


Hola a todos, sé que he estado algo desaparecida y me disculpo por ello. Sin embargo hoy les traigo un breve tutorial sobre una de mis aplicaciones favoritas llamada Inklewriter, cuyo propósito es servimos como cuaderno de soporte a la hora de crear historias narrativas de cualquier género.

Pero, ¿En qué se diferencia está aplicación al típico Microsoft Word?, pues que en ella es el lector el que decide el camino de los acontecimientos lo giros de trama y el final de la misma.

Narración digital 100% creativa.
Desde que empezamos a conocer Inklewriter, la aplicación nos muestra cómo es posible llevar varios arcos argumentales (Historias) a la vez, aunque ambas nazcan del mismo origen. Pero siguiendo un proceso ordenados de ideas.

De igual forma, la aplicación nos permitiría desglosar la historia, en pequeñas narraciones dirigida a un personaje especifico que se encontrará con el resto de los protagonista mucho más adelante, y todo esto gracias al formato de opciones y condicionales con la que cuenta el programa.

Opciones y condicionales de Inklewriter:

Las opciones: Son varias alternativas que puede seguir la trama, por ejemplo, si el personaje principal consigue el mapa de un tesoro, este lo puede llevar o no hacia un cofre pirata real. Las opciones, nos permiten no excluir ninguna idea de nuestra historio, sino, que nos dejan volar la imaginación y responder los “¿Qué pasaría si…?”. En pocas palabras escribiríamos tanto la historia del cofre pirata, como la aventura que vive el personaje para enterarse de que no existe tal cofre, pero es el lector el que decidirá cuál historia le gustaría leer.

Las condicionales: Sirven exactamente para lo mismo, pero necesita que se cumpla por lo menos una de las condiciones para continuar con esa línea argumental. Por ejemplo conseguir el mapa y querer encontrar el tesoro. Si se cumplen ambas, la historia seguirá la ruta dispuesta por el autor donde ambas variables son posibles.

Aunque en teoría parezca algo difícil y un tanto trabajoso, en realidad no lo es tanto, solo es necesario un poco de imaginación, mucha creatividad y una infinidad de probabilidades posibles a la hora de contar el mismo cuento. Pero día tras días muchas personas llevan a cabo esta tarea, escribiendo los denominado fanfics, historias basadas en libros, películas, series o comics y escritas por sus seguidores, normalmente con la esperanza de cumplir un ideal que no ocurrió en la trama original. (Caso típico: Romeo y Julieta no mueren al final)

Así que los invito a integrar esta increíble herramienta en sus clases y permitir a sus estudiantes plasmar sus ideas por más oscuras, abstractas o románticas que sean.

0 comentarios:

Publicar un comentario